PDF version

Combatiendo la corrupción en el desarrollo comunitario en Indonesia

Lugar: East Java and Central Java provinces, Indonesia
Sample: 608 pueblos
Timeline:
2003 to 2004
Outcome of Interest: 
Corruption
Transparency and accountability
Intervention Type: 
Audits
Community participation
Información: 
Socios:
Desafío de política pública 

La corrupción afecta a muchos países en vías de desarrollo, donde las personas más pobres del mundo habitan, y combatirla es aún una tarea difícil. La corrupción es como un impuesto, que se añade al costo de proveer servicios públicos y de llevar a cabo actividades comerciales. Muchos sugieren que una combinación adecuada de sanciones y monitoreo puede controlar la corrupción, pero usualmente los mismos individuos encargados de monitorear y sancionar son corruptibles. Otra manera de reducir la corrupción es un monitoreo a nivel comunitario. Los miembros de la comunidad son los más beneficiados de un programa anti-corrupción exitoso, y por eso se piensa que están más incentivados a monitorear que los funcionarios del gobierno. Existe, sin embargo, muy poca evidencia empírica que muestre el éxito de estas estrategias.

Contexto de la evaluación 

El Proyecto de Desarrollo Kecamatan (KDP, por sus siglas en inglés) es un programa del Gobierno de Indonesia apoyado por un préstamo del Banco Mundial. KDP entrega fondos a aproximadamente 15,000 pueblos cada año para que realicen diversos proyectos. Cada pueblo recibe en promedio US$8,800, que son usados con frecuencia para mejorar los caminos de tierra existentes. Este monto de dinero crea incentivos para la inflación de precios, la colusión con los proveedores, sobornos al líder del pueblo y manipulación de sueldos.

KDP contempla dos formas de controlar la corrupción. Primero, los fondos se pagan a los “equipos de implementación” en 3 instancias. Para recibir el segundo y tercer pago, un equipo debe rendir un reporte ante una asamblea abierta en la cual se informa cómo se ha gastado el dinero. Segundo, cada proyecto tiene una probabilidad de aproximadamente un 4% de recibir una auditoria del gobierno.

Dirt road in rural area with piles of rocks along edges

Road under construction in Indonesia. Photo: Ben Olken | J-PAL/IPA

Detalles de la intervención 

Para examinar el rol del monitoreo comunitario y las auditorias sobre la corrupción, los investigadores realizaron una investigación aleatoria en 608 pueblos en Java Oriental y Central, las provincias con las mayores poblaciones de Indonesia. Cada pueblo en el estudio estaba a punto de comenzar la construcción de un camino con fondos del KDP. A algunos pueblos elegidos al azar se les dijo, después de que recibieron los fondos pero antes de que comenzaran a construir, que recibirían una auditoria del gobierno central, aumentando la probabilidad de auditoría de un 4% a un 100%. Si se detectaba corrupción, existía la posibilidad de ser procesado por acciones criminales. Además, los resultados de las auditorías serían leídos públicamente ante el pueblo en asambleas abiertas, lo que podía potencialmente conllevar a sanciones sociales.

Se establecieron dos intervenciones para mejorar la participación de la comunidad en los procesos de monitoreo. En algunos pueblos se distribuyeron invitaciones a las asambleas, lo cual motivaba la participación directa en el proceso y reducía la preponderancia de la elite. En el segundo experimento, se les entregaron a los habitantes del pueblo unos formularios anónimos donde podían dejar comentarios o dar información sobre el proyecto la cual se hacía pública durante las asambleas, sin temor a represalias.

El nivel de corrupción se midió comparando las cifras de dinero que el pueblo declaró haber gastado en el proyecto ítem por ítem, versus el costo estimado por los investigadores, basado en la cantidad de materiales usados, precios estimados de éstos y salarios pagados.

Resultados 

La evidencia sugiere que aumentar la probabilidad de una auditoría externa redujo sustancialmente la “pérdida” de fondos de los proyectos. Aumentar la probabilidad de una auditoria de un 4% a un 100%, reduce la “perdida” de fondos de 27.7 a 19.2 puntos porcentuales. Un motivo por el cual esta reducción no es mayor es porque, el hecho de que exista un 100% de probabilidad de tener una auditoria no significa que los oficiales del pueblo tengan una probabilidad del 100% de detectar corrupción e imponer un castigo. De hecho, aunque los auditores encontraron violaciones de algún tipo en el 90% de los pueblos visitados, la mayoría estaban relacionadas con la naturaleza del procedimiento. Hubo muy pocos casos, en los cuales los auditores encontraron evidencia suficientemente concreta para presentar cargos.

Lecciones de política pública 

Las invitaciones aumentaron aproximadamente en un 40% el número de personas que participaba en las asambleas, un porcentaje más alto que en los pueblos en los que se repartieron formularios, pues muchas personas sustituyeron su asistencia a la asamblea por contestar el formulario. Sin embargo, invitar a más personas a las asambleas casi no tuvo efecto sobre la corrupción, y los formularios tuvieron efecto sólo cuando se distribuían en las escuelas, pasando por alto a los oficiales locales. Este estudio presenta evidencia de que la participación comunitaria - generalmente vista como la panacea para los proyectos de desarrollo- suele no tener un gran impacto sobre los niveles de corrupción, y que se deben hacer esfuerzos para prevenir que la elite interfiera en el proceso para que la corrupción sea combatida efectivamente.

Olken, Benjamin A. 2007. "Monitoring Corruption: Evidence from a Field Experiment in Indonesia." Journal of Political Economy 115(2): 200-48.

Olken, Benjamin A. 2009. "Corruption Perceptions vs. Corruption Reality." Journal of Public Economics 93: 950-64.