PDF version

Empoderando a los padres para mejorar la calidad de la educación en el México rural

Lugar: Estados mexicanos de Chiapas, Guerrero, Puebla y Yucatán
Sample: 250 escuelas
Timeline:
2007 to 2010
Target Group: 
Parents
Students
Rural population
Outcome of Interest: 
Dropout and graduation
Empowerment
Student learning
Intervention Type: 
Cash transfers
Training
Socios:

Las zonas rurales son más propensas que las zonas urbanas a contar con servicios públicos inadecuados, malas condiciones de infraestructura y de vivienda, y oportunidades económicas y educativas limitadas. En el México rural, los investigadores estudiaron si dar a los padres un mayor control sobre las subvenciones de apoyo a las escuelas locales podía mejorar el aprendizaje estudiantil, especialmente en las comunidades más desfavorecidas. Los resultados preliminares sugieren que otorgar subvenciones duplicadas a las asociaciones de padres redujo moderadamente las tasas de deserción escolar, y aumentó considerablemente los resultados de las pruebas.

Desafío de política pública 

Alrededor del mundo, a menudo existen grandes disparidades en términos de riqueza y oportunidades entre las zonas rurales y urbanas. Quienes habitan en zonas rurales enfrentan frecuentemente una prestación inadecuada de servicios públicos, malas condiciones de infraestructura y vivienda, y menos oportunidades económicas y educativas. Con el propósito de mejorar la entrega de servicios en zonas rurales desfavorecidas, muchos gobiernos y ONGs están descentralizando la toma de decisiones en el sector de la educación, aumentando la participación de los padres y de la comunidad en las escuelas. La administración y supervisión locales depositan el poder en manos de aquellos que tienen el mayor interés en presenciar mejoras, así como la mejor información acerca de la calidad de la educación actual y las necesidades de la comunidad. En la última década, numerosos países, entre ellos Burkina Faso, Francia, India, Kenia, Madagascar y Mali, han adoptado políticas de gestión basadas en la comunidad. Sin embargo, a pesar de tal entusiasmo por los programas de participación, la evidencia disponible acerca de cuán exitosos son en mejorar el aprendizaje es variada, y se sabe poco acerca de los mecanismos que impulsan los programas exitosos.

Contexto de la evaluación 

México enfrenta una gran disparidad en el desempeño educativo entre las escuelas urbanas y las rurales, y el problema del bajo desempeño se pronuncia especialmente en la población indígena rural. México tiene una de las poblaciones indígenas más grandes y diversas de América Latina, con 12,7 millones de personas indígenas que hablan un total de 62 idiomas.1 Gran parte de la población indígena vive en comunidades rurales pequeñas, la mayoría de las cuales se encuentra en los estados más pobres del Sur.

En un esfuerzo por mejorar el rendimiento educativo en las zonas rurales, y entre las poblaciones indígenas y no indígenas, en 1971, el gobierno mexicano creó el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) para proveer recursos adicionales a las escuelas que inscribieran a estudiantes más desfavorecidos. Los componentes de CONAFE incluyen la captación y capacitación de instructores comunitarios para enseñar en comunidades marginadas; el desarrollo de programas de estudio y libros de texto, tanto en idioma español como en las lenguas indígenas locales para facilitar la educación bilingüe; y mejoras a la infraestructura de las escuelas.2 Un componente adicional del programa, denominado Apoyo a la Gestión Escolar (AGE), proporciona apoyo económico y capacitación a las asociaciones locales de padres, las cuales reciben US$500-700 anuales para invertir en materiales educativos o las mejoras en infraestructura que prefieran.

La evidencia cualitativa existente sugiere que el programa AGE ha incrementado la participación y el compromiso de los padres con la educación de sus hijos; por lo mismo, ha llevado a una reducción en la tasa de deserción escolar. No obstante, se sabe poco acerca de los mecanismos mediante los cuales la gestión comunitaria afecta el rendimiento estudiantil.

Detalles de la intervención 

Los investigadores utilizaron una evaluación aleatorizada para examinar los mecanismos mediante los cuales el programa AGE podría afectar la calidad de la educación y el aprendizaje estudiantil.

A partir de la lista completa de escuelas con AGE ubicadas en los estados de Chiapas, Guerrero, Puebla y Yucatán, los investigadores seleccionaron 250 escuelas primarias rurales y las dividieron aleatoriamente en un grupo de tratamiento y uno de comparación. Para estimar el impacto de montos de subvenciones distintos, los investigadores compararon el desempeño de las escuelas de tratamiento, cuyas asociaciones de padres recibieron el doble de la subvención normal durante ese período, con las escuelas de comparación, cuyas asociaciones de padres recibieron el monto normal de subvención (US$500-700 anuales).

Con el fin de estimar el impacto del componente de capacitación del AGE, los investigadores seleccionaron aleatoriamente 150 escuelas adicionales de la población total de escuelas primarias indígenas ubicadas en los mismos cuatro estados, y asignaron la mitad de ellas a recibir el componente de capacitación sin subvención. La otra mitad se asignó al grupo de comparación, el cual no recibió capacitación ni apoyo financiero.

Resultados y lecciones de política pública 

Efecto del monto de subvención: Un análisis preliminar indicó que duplicar la subvención en efectivo otorgada a las asociaciones de padres disminuyó la tasa promedio de deserción escolar de los grados 1 a 6 en 1,6 puntos porcentuales en el primer año, y en 0,6 puntos porcentuales en el tercer año. No obstante, no hubo un cambio significativo en la repetición de grado. El aumento del monto de la subvención en efectivo también mejoró significativamente los resultados de las pruebas, tanto en español como en matemáticas, presentando un aumento promedio en los resultados combinados de 0,28 desviaciones estándar al final del primer año, y de 0,21 desviaciones estándar al final del tercer año, en comparación con las escuelas que recibieron la subvención básica del AGE. Las entrevistas con los padres, profesores y directores de escuelas sugieren que la subvención adicional llevó a un mayor compromiso y participación de los padres.

Impacto de la capacitación: En promedio, la capacitación a las asociaciones de padres parece no haber tenido impacto en la repetición de grado ni en la tasa de deserción escolar. No obstante, después de sólo un año, los estudiantes de las escuelas en las que la asociación de padres recibió capacitación experimentaron un aumento promedio en los resultados combinados de las pruebas de 0,43 desviaciones estándar, en comparación con los estudiantes de las escuelas donde los padres no recibieron capacitación.

Gertler, Paul, Harry Anthony Patrinos, and Eduardo Rodriguez-Oreggia. "Parental Empowerment in Mexico: Randomized Experiment of the Apoyos a La Gestion Escoar (AGE)' in Rural Primary Schools in Mexico." Working Paper, August 2012.

1 UNHCR. "World Directory of Minorities and Indigenous Peoples - Mexico: Indigenous peoples." Minority Rights Group International, 2008. Consultado el 8 de marzo de 2013. http://www.refworld.org/docid/49749ce423.html

2 "CONAFE," consultado el 8 de marzo de 2013, www.conafe.gob.mx/