Participación Comunitaria

Empoderar a la Gente?

Ciudadanos en Indonesia discuten sobre cuáles Proyectos de Desarrollo Comunitario financiar

Si bien se ha fomentado una mayor participación de la comunidad como una forma de mejorar la calidad de los proyectos y servicios públicos, la evidencia generada por evaluaciones aleatorias entrega resultados mixtos respecto de su efectividad. Aún cuando está claro que los detalles y el contexto importan para este tipo de programas, comienzan a emerger algunos temas comunes respecto de cuáles son los que realmente funcionan. Los programas donde la comunidad tenía un mayor control directo sobre los proveedores de servicios tendieron a funcionar mejor. La participación de la comunidad es más efectiva cuando las personas reciben tareas y capacitación específicas. En Kenia, la capacitación de los comités escolares mejoró la manera en que lograron que los profesores les rindieran cuentas [tag:green,1]. En India, un programa que capacitaba voluntarios locales para que intervinieran directamente en el aprendizaje infantil tuvo mucho éxito; mientras que la motivación general para participar no tuvo el mismo resultado [tag:green,4] y un exitoso programa en Uganda desarrolló planes de acción específicos para las comunidades y proveedores de salud respecto de cómo se mejorarían los servicios [tag:green,2]. El único programa que comparaba la participación de la comunidad contra un monitoreo centralizado a través de auditorías, encontró que estas auditorías centralizadas eran más efectivas en la reducción de la corrupción [tag:green,3]. Un hallazgo transversal en todos los estudios fue que la participación de la comunidad al principio de la evaluación era débil, aun cuando en todos los casos existían mecanismos para la participación de la comunidad aunque fuera en papel.

Por mucho tiempo los programas de gobierno han incorporado mecanismos para la supervisión local. Sin embargo, existe poca evidencia sobre la efectividad de dichos programas. Banerjee, et al. (2009) hallaron que 92% de los habitantes de la zona rural de Uttar Pradesh, en India, ni siquiera tenían conocimiento de la existencia del Village Education Committee (VEC), el cual teóricamente monitoreaba a los profesores y administradores [tag:green,4]. Trabajar con la comunidad en herramientas de monitoreo las cuales revelaron lo poco que aprendían los niños en el colegio, e informar a la comunidad de sus derechos de luchar por un cambio, no provocaron ninguna actividad mayor por parte de la comunidad, ningún esfuerzo por parte de los profesores y ninguna mejora en los resultados educativos.

En contraposición a lo anterior, Bjorkman & Svensson (2009), hallaron que informar a los ciudadanos de Uganda sobre el grave estado de la entrega de servicios de salud y tener reuniones entre los ciudadanos y trabajadores de la salud con el fin de acordar “planes de acción” redujeron significativamente la tasa de ausentismo del proveedor, la mejor utilización de los servicios y una mejor salud [tag:green,2]. Una posible razón para la sorprendente diferencia entre los resultados de estos proyectos tan parecidos es que en Uganda se acordaron planes de acción específicos mientras que en India se motivó a la comunidad a desarrollar su propio método para abordar el problema. De hecho, cuando el programa aplicado en India entregó capacitación a un conjunto de comunidades sobre cómo tener sesiones de tutoría remedial para los niños locales, muchos se presentaron como voluntarios y los puntajes de lectura en las comunidades aumentaron. No solo se les entregó a las personas involucradas algo específico que ellas pudieran hacer para hacer una diferencia, sino que la solución (campamentos de lectura remedial) no dependió de la cooperación de los profesores del gobierno.

En Kenia, la supervisión de la comunidad fue más allá, a las comunidades se les entregó dinero para contratar profesores adicionales en base a contratos de corto plazo [tag:green,1]. De alguna manera, estos profesores locales se veían muy parecidos a los para-profesores de los cuales, en el caso de India, las VEC’s nominalmente son responsables. Pero, en el programa de Kenia, tanto el contrato como el dinero para los profesores dependían claramente de los comités de los colegios y la ONG que auspicia el programa. Estos profesores adicionales tenían un mejor desempeño que los profesores estándares, con mejor asistencia y logrando mejores resultados en las pruebas. La capacitación de los comités de colegios mejoró aún más los resultados  .

Solo un estudio comparó la participación adicional de las comunidades con la alternativa de la supervisión centralizada y monitoreo. Para lidiar con la posibilidad de apropiación por parte de la elite y la corrupción en proyectos viales locales en Indonesia, se les dijo a algunas comunidades que su proyecto sería auditado por terceros mientras que en otras comunidades se mejoró el monitoreo de la comunidad [tag:green,3]. La amenaza de una auditoría central resultó ser más efectiva, aunque también más cara, para la reducción de la corrupción, que el monitoreo por parte de la comunidad. Nuevamente, sin embargo, los detalles importan: cuando se organizó el monitoreo por parte de la comunidad a través de escuelas fue más efectivo que cuando se organizó a través de líderes comunitarios.