PDF version

Efecto de pares, diversidad y compañeros de habitación en la universidad

Lugar: A large, academically strong state university in the United States
Sample: 1,278 estudiantes de pregrado
Timeline:
1997 to 2003
Target Group: 
Higher education and universities
Students
Outcome of Interest: 
Discrimination
Socios:
Desafío de política pública 

Si bien los efectos sociales de la división étnica y de clase son conocidos, se sabe muy poco acerca del impacto de las políticas públicas diseñadas para aminorar los conflictos entre estos grupos. Mucho del énfasis que se hizo recientemente en EEUU, acerca de la diversidad en las escuelas y lugares de trabajo, está motivado por la expectativa de que la mezcla entre miembros de distintos grupos  acabará con los estereotipos y fomentará el desarrollo de comprensión y empatía. Por otro lado, es posible que los esfuerzos deliberados por mezclar a distintos grupos étnicos o sociales, pueda aumentar la tensión y exacerbar el conflicto. Hay poca evidencia empírica acerca del impacto real de las políticas “afirmativas” dirigidas a las actitudes individuales o de las relaciones entre grupos raciales y étnicos.

Contexto de la evaluación 

Las universidades son un lugar natural para estudiar resultados relacionados con la diversidad. Por primera vez, los estudiantes viven cerca de personas de razas diferentes. La asignación aleatoria de dormitorios evita la auto-segregación hasta cierto grado, y los resultados de ese tipo de situaciones pueden brindar información respecto del verdadero efecto de las “políticas de mezcla”. La universidad examinada en este estudio tiene una fuerte política de acción afirmativa. En promedio, los estudiantes de raza afroamericana tienen resultados en exámenes una desviación estándar más bajos que sus compañeros caucásicos. Si las acciones afirmativas efectivamente refuerzan los estereotipos o causan tensión entre los estudiantes, deberíamos ver estos efectos en esta población.

Photo: Shutterstock.com

Detalles de la intervención 

Este estudio investiga las consecuencias de las interacciones entre grupos en un contexto real, al analizar si las actitudes y comportamientos de los individuos cambian cuando personas de diferentes razas son asignadas aleatoriamente para vivir juntos al inicio de su primer año en la universidad. En este experimento natural, a los estudiantes de una universidad estatal se les asignó aleatoriamente con compañeros de habitación elegidos de una base de datos de estudiantes nuevos, a través de un sistema de lotería.


La oficina de vivienda de la universidad proporcionó información acerca de la postulación y colocación de cada estudiante. Información étnico/racial, socioeconómica y de las actitudes acerca de políticas sociales y de los planes futuros fueron recolectados para cada estudiante en una encuesta estudiantil del Programa de Investigación Cooperativo Institucional (Cooperative Institutional Research Program). Una encuesta de seguimiento fue implementada en el 2003, al cohorte de 1997, resultando en una muestra de 1,278 estudiantes caucásicos. Esta encuesta recogió respuestas acerca de actitudes raciales y comportamientos tales como: tiempo pasado con amigos de otras razas, y sus objetivos de vida.



Resultados y lecciones de política pública 

Cuando se llevó a cabo la encuesta final, los estudiantes caucásicos, que habían sido asignados aleatoriamente a compañeros de habitación afroamericanos, eran más propensos a apoyar las políticas de acción afirmativa, a comparación de aquellos que habían sido asignados a compañeros de su misma raza. La aprobación de políticas de acción afirmativa fue entre un tercio y la mitad de una desviación estándar más alta entre el primer grupo de estudiantes. A pesar de que los estudiantes caucásicos que fueron asignados a compañeros pertenecientes a minorías raciales declararon que interactuaban con más comodidad con miembros de grupos minoritarios, sin embargo informaron que sus amistades y sociabilización no habían cambiado. No obstante, tendían a mantener una amistad cercana con sus compañeros de habitación después del primer año – 14% de los estudiantes caucásicos con compañeros caucásicos y 15% de los caucásicos con compañeros afroamericanos- consideraban a estos compañeros de habitación como sus “mejores amigos de la universidad”.

Adicionalmente, los estudiantes se vuelven menos tolerantes a la idea de tener impuestos más altos para personas de altos ingresos, cuando son asignados a compañeros de familias de altos ingresos, y son más propensos a ser voluntarios cuando se les asigna compañeros de familias de bajos ingresos, lo que implica que los efectos en actitudes no están limitados a diferencias raciales. El patrón de resultados parece indicar que los compañeros de habitación sí tienen un efecto sobre las actitudes, tales como la aprobación de las políticas de acción afirmativa, y los comportamientos intermedios, tales como interactuar de manera más cómoda con los demás. Por otra parte, comportamientos más concretos tales como la sociabilización con personas de otros grupos raciales aparentemente no cambia con estas políticas. En conjunto, estos resultados sugieren que los estudiantes se vuelven más empáticos con los grupos sociales a los que pertenecen los compañeros de habitación que tuvieron, proporcionando evidencia en contra de las teorías que señalan que los esfuerzos deliberados por alentar la mezcla de grupos raciales o sociales puede causar tension y exacerbar conflictos.

Boisjoly, Johanne, Greg Duncan, Michael Kremer, Dan Levy, and Jacque Eccles. 2006. "Empathy or Antipathy? The Impact of Diversity." The American Economic Review 96(5): 1890-1905.