Incentivos para aprender: Un programa de becas al mérito para niñas en Kenia

Location:
Busia and Teso districts, Kenya
Sample:
127 escuelas primarias
Línea de tiempo:
2001 - 2003
Target group:
Children Parents Primary schools Students Rural population Women and girls
Outcome of interest:
Dropout and graduation Provider attendance Student learning Provider Performance Women’s/girls’ decision-making
Intervention type:
Scholarships
AEA RCT registration number:
AEARCTR-0001183

Partners:

Policy issue

En muchos sistemas educacionales, aquellos que tienen buenos resultados en los exámenes que cubren el material de un nivel educativo reciben acceso subsidiado al siguiente nivel. Estas becas basadas en el mérito, son atractivas en la medida en que sean capaces de inducir a un mayor esfuerzo por parte de los alumnos. Sin embargo, el rol de la motivación del estudiante para mejorar sus resultados académicos está poco entendido. Las políticas han centrado su atención en aumentar los insumos de los colegios o en mejorar la asistencia de los profesores, asumiendo que los estudiantes está motivados en tomar ventaja de estas mejoras. Las becas al mérito pueden ofrecer una alternativa para aumentar el nivel educativo femenino, y además mujeres más educadas tienden a tener hijos más sanos y mayores ingresos. Sin embargo, el supuesto de que los estudiantes están inherentemente motivados por la educación, y el efecto de las oportunidades educacionales sobre el aprendizaje femenino han sido relativamente inexplorados.

Context of the evaluation

Aproximadamente el 85% de los niños y niñas en edad escolar en Kenia occidental están inscritos en escuelas, pero tan solo un tercio de los estudiantes terminan la escuela primaria. Las tasas de deserción son típicamente más altas para las niñas. En 2001 la tasa de  deserción del 6º grado fue de 10% para las niñas y 7% para los niños. Típicamente, las escuelas primarias cobran cuotas para cubrir los costos que no están relacionados con los profesores, incluyendo libros de texto para los profesores, tizas, y la mantención de las salas de clase (aproximadamente US$6.40 por familia anualmente). Adicionalmente hay cargos por otros suministros escolares, libros de texto, uniformes, y actividades tales como la rendición de exámenes. Estos costos pueden disuadir a los padres de enviar a sus hijos, y especialmente a sus  hijas, a la escuela. Este proyecto se introdujo en parte para ayudar a las familias con hijas de alto desempeño académico a cubrir estos costos.
Girls who scored in the top 15 percent on tests received merit-based scholarships, Kenya.
Girls who scored in the top 15 percent on tests received merit-based scholarships, Kenya.
Photo: Aude Guerrucci

Details of the intervention

El Programa de Becas para Niñas (Girl Scholarship Program o GSP ) fue llevado a cabo por  “International Child Support” (ICS) África, en dos distritos rurales de Kenia: Busia y Teso. De un total de 127 escuelas, 64 fueron invitadas aleatoriamente a participar en un programa que entregaba becas al mérito a niñas de 6º grado que tuviesen un puntaje dentro el 15% más alto en las pruebas que realiza el gobierno de Kenia. Durante los siguientes dos años, las niñas que ganaron la beca recibieron: (1) una subvención de $6.40 dólares estadounidenses para cubrir gastos relacionados al escuela, pagados directamente al colegio; (2) una subvención de US$12.80 para suministros escolares pagados directamente a la familia; y (3) reconocimiento público en una asamblea llevada a cabo en la escuela, donde asisten estudiantes, padres de familia, profesores y funcionarios del gobierno local.   Los logros académicos fueron capturados en los puntajes de las pruebas, por lo que probablemente son una medida objetiva, y no significativamente afectada por “trampas”. Los exámenes en Kenia son administrados por supervisores externos, y sus registros no muestran documentación de que se haya hecho trampa.

Results and policy lessons

Implementación: La actitud reticente que tenían en Kenia hacia una intervención externa y un nivel de educación bajo en la población, específicamente en Teso, tuvo como resultado una baja disposición de las escuelas a implementar el programa cuando se les había ofrecido. Particularmente, las fuertes creencias religiosas y una tradición de sospecha hacia personas foráneas causaron dificultades en la implementación, lo que pudo reducir la efectividad de este programa.   Efecto sobre los puntajes en las pruebas: El programa incrementó los puntajes de las pruebas en 0.19 desviaciones estándar para las niñas inscritas en los colegios elegidos para recibir las becas. Este efecto fue más fuerte entre los estudiantes en Busia, donde el programa incrementó los puntajes en 0.27 desviaciones estándar. No se encontraron efectos en Teso. En Busia, hubo un aumento importante en los puntajes que obtuvieron las niñas  que tenían pocas posibilidades de ganar la beca, lo que señala que hay externalidad positivas sobre el aprendizaje. El efecto promedio del programa para las niñas corresponde a un 0.2 adicional en las calificaciones de la primaria, y este aumento se mantuvo durante todo un año después del fin de la competencia. También hay evidencia de externalidades positivas en el resto de la clase; los niños (quienes no podían recibir el premio) en promedio aumentaron sus puntajes en 0.08 desviaciones estándar.   Asistencia de los estudiantes: Aunque el impacto del programa en la participación escolar es cercano a cero cuando se toma en cuenta los resultados de Busia y Teso juntos, el impacto en Busia fue positivo en 3.2 puntos porcentuales. Esto corresponde a una reducción de cerca de un cuarto en el ausentismo en la escuela.   Asistencia de los profesores: El programa tuvo un fuerte impacto en la asistencia de los profesores. En la muestra conjunta de Busia y Teso, hubo un incremento de 4.8 puntos porcentuales, y si sólo se observa a los profesores de 6º grado, la cifra alcanza un incremento en la asistencia de 7.6 puntos porcentuales. Potencialmente, los profesores podrían estar engañando al sistema al desviar sus esfuerzos hacía los estudiantes elegibles para el programa, pero no hay diferencia en cuán seguido hacían participar a las niñas  respecto  a los niños, en las escuelas donde se ofrecía el programa,  versus las escuelas de comparación. Esto  indica que los profesores de las escuelas que contaban con el programa no desviaban su atención a las niñas; es decir, el esfuerzo de los profesores estaba dirigido al curso como un todo.   Desigualdad y becas al mérito: Las ganadoras de la beca tendían a venir de hogares relativamente aventajados, causando preocupación respecto de la distribución de los beneficios que se otorgan. Pero en términos de los rendimientos de los estudiantes, las externalidades positivas influyeron en todos, y no se concentraron sólo entre los más privilegiados.   Efecto sobre la participación de los padres: Hay evidencia anecdótica proveniente de las entrevistas con los profesores, la cual sugiere que en Busia hubo una mayor supervisión de los padres como resultado del programa. Un profesor en Busia menciono que los padres empezaron a pedir a los profesores “que trabajen más duro para que sus hijas ganen la beca”. Otro profesor en Busia señaló que los padres empezaron a visitar con más frecuencia la escuela para controlar a los profesores, y para “motivar a los alumnos a hacer más esfuerzo”. Las mejoras en asistencia y rendimiento en Busia sugieren que las becas al mérito son más efectivas cuando los padres exigen una rendición de cuentas, ya sea formal o informal.

Kremer, Michael, Edward Miguel, and Rebecca Thornton. 2009. "Incentives to Learn." The Review of Economics and Statistics 91(3): 537-56.

Friedman, Willa, Michael Kremer, Edward Miguel, and Rebecca Thornton. 2016. "Education as Liberation?" Economica 83 (329): 1-30