PDF version

Discriminación en la Evaluación en India

Lugar: India
Sample: 120 profesores
Timeline:
2007
Target Group: 
Students
Teachers
Outcome of Interest: 
Provider performance
Intervention Type: 
Monitoring
AEA RCT Registration Number: 
Research Papers:  Discrimination in Grading
Desafío de política pública 

Numerosos estudios en la literatura de la educación han investigado el efecto llamado Pigmalión, el cual señala que los estudiantes se desempeñan mejor o peor, simplemente porque los profesores esperan que así lo hagan. Sin embargo, se sabe poco acerca de los canales por los cuales los profesores formulan o transmiten tales expectativas. De particular preocupación es si los profesores tratan sistemáticamente a los estudiantes de manera diferente basándose en características observables, tales como la condición de minoría o el género. Esto podría tener consecuencias duraderas sobre la efectividad de la educación y el futuro de estos niños al reforzar creencias erróneas de inferioridad o desalentar a ciertos niños a hacer inversiones de capital humano. La discriminación en las prácticas de evaluación es uno de los canales por los cuales dichas ineficiencias podrían ocurrir, y tiene especial importancia dada la relevancia de los exámenes de admisión en muchos países. Este estudio, por lo tanto, aborda la pregunta de la discriminación en la evaluación por motivos de casta, sexo y edad. 

Contexto de la evaluación 

En India, la religión Hindú tradicionalmente dividía grupos en castas hereditarias que denotaban tanto el lugar de la familia dentro de la jerarquía social como su ocupación profesional. En orden de prestigio estas castas eran Brahmin, Kshatriya, Vaishya, y Shudra, respectivamente denotando sacerdotes, guerreros/nobleza, comerciantes/agricultores y trabajadores manuales. En principio, los individuos ahora son libres de escoger las ocupaciones independiente de la casta, pero estas distinciones históricas han creado inequidades que ejercen poderosas influencias sociales y económicas hasta hoy. Dada la gran brecha en los ingresos familiares y en las oportunidades en el mercado laboral entre niños pertenecientes a grupos de casta superior e inferior, no es sorprendente que los niños de castas tradicionalmente marginadas tiendan a tener peores resultados educacionales que aquellos de grupos más aventajados.

Si bien es difícil identificar la influencia de casta separadamente de la pobreza y el estatus socio económico bajo, el potencial para la discriminación en las escuelas es significativo. Tanto las escuelas urbanas como rurales mantienen registros detallados de la casta y religión de sus estudiantes, junto con otra información demográficas como edad, género e información sobre sus padres. La evidencia anecdótica sugiere que los profesores pueden considerar esta información.

Uniformed students sit on school porch as teacher in sari watches

Students doing classwork in India

Detalles de la intervención 

El experimento actual tiene por objetivo investigar la discriminación por casta, género y edad. Existen tres teorías de discriminación que se exploran en este documento. Primero, los investigadores tienen por objetivo distinguir entre las conductas que son consistentes con los modelos de discriminación basados en el gusto, en los cuales los profesores pueden tener  preferencias particulares por individuos de un grupo en particular o con características específicas, y de discriminación estadística, en la cual los profesores pueden usar características observables para aproximar habilidades no observables. Los profesores pueden discriminar estadísticamente si ellos no tienen confianza en el instrumento de medición. En particular, los profesores pueden no estar seguros en cuanto a cómo se “debiera” ver la distribución final de notas y, por lo tanto, puede que ellos no sepan cuánta ponderación entregar por pregunta. De este modo, los profesores pueden usar las características de un niño, no como signo de rendimiento sino más bien como una señal de dónde terminará el niño en la distribución. Segundo, los investigadores exploran si ocurre más discriminación en las asignaturas subjetivas. Finalmente, se administra una prueba en busca de la presencia de sesgo en el grupo; i.e. sesgo positivo hacia los miembros del propio grupo.

Con el propósito de analizar la presencia de estas diferentes formas de discriminación, se implementó una competencia de examen en la cual los investigadores reclutaban niños para competir por un gran premio final (58 USD o 55,5 % del ingreso mensual de los padres). Posteriormente, se le asignó aleatoriamente a cada examen individual “características” del niño (edad, género y casta) colocadas en su tapa. Debido a que las características "observadas" del niño fueron asignadas aleatoriamente, estas características no estarían correlacionadas con la nota del examen si no hubiese discriminación. Por lo tanto, cualquier correlación entre las características “observadas” y los puntajes en los exámenes es evidencia de discriminación. Se reclutaron profesores locales y se les entregó un set de exámenes. De esta manera, cada examen fue evaluado por un promedio de 43 profesores.

Resultados y lecciones de política pública 

Magnitud de la discriminación: En general, existe evidencia de discriminación contra los niños de castas inferiores, pero la magnitud del efecto es pequeña. Los profesores les dan a los exámenes asignados a “casta inferior” puntajes que son 0.03 a 0.09 desviaciones estándar más bajos que a los exámenes asignados a “casta superior”. Comparado con las diferencias observadas en el rendimiento por casta, estos efectos son muy pequeños. En promedio, ningún efecto de género o edad asignados es común en los puntajes totales; por lo tanto, no existe evidencia de discriminación por género o edad.

Naturaleza de la Discriminación: El estudio encontró que el orden de la evaluación importa. Los primeros exámenes que son evaluados por los profesores muestran una diferencia de -0.22 desviaciones estándares entre los exámenes de la casta superior e inferior. Para el examen número 25, las castas inferiores son tratadas de forma muy parecida a los exámenes de castas superiores con una diferencia de solo 0,042 desviaciones estándar. Además, ser evaluado en la primera mitad implica una brecha de 0.10 desviación estándar entre los exámenes que fueron asignados a hombres y mujeres. Estos resultados sugieren que los profesores discriminan más al comienzo del examen pero este efecto se desvanece con el tiempo.

La posibilidad de que la discriminación pueda estar relacionada con la subjetividad del examen se analiza también. Sin embargo, no existe evidencia que la subjetividad de la prueba importara: de hecho, los profesores hicieron que las asignaturas “menos subjetivas”, como matemáticas, fueran “más” subjetivas siendo generosos con crédito parcial.

Finalmente, la evidencia del sesgo dentro del grupo no puede, en promedio, ser detectado tampoco. De hecho, se observa lo opuesto, con la discriminación contra los niños de castas inferiores siendo dirigida por profesores de castas inferiores, y profesores de grupos de castas superiores que aparentemente no discriminan en absoluto (incluso al momento de controlar la educación y edad del profesor). Sin embargo, el estudio sí encuentra alguna evidencia de que ambos grupos de profesores están ampliando la distribución de los puntajes, entregando puntajes relativamente más bajos a exámenes de baja calidad de castas inferiores y entregando puntajes relativamente más altos a exámenes de alta calidad de castas inferiores.

Hanna, Rema, and Leigh Linden. 2012. "Discrimination in Grading." American Economic Journal: Economic Policy 4(4): 146-68