PDF version

Impacto de las Mejores Oportunidades de Mercado de Trabajo en las Decisiones de Matrimonio y Fertilidad en la India

Lugar: Haryana, Punjab, Rajasthan, y Uttar Pradesh, India
Sample: 160 aldeas rurales
Timeline:
2003 to 2006
Target Group: 
Job seekers
Rural population
Women and girls
Outcome of Interest: 
Employment
Enrollment and attendance
Women’s/girls’ decision-making
Aspirations
Intervention Type: 
Information
Recruitment and hiring
Socios:

Aumentar las oportunidades laborales para mujeres y dar más acceso a ellas llevó a una mayor inversión en la educación y nutrición de las niñas, y retrasó el matrimonio y la maternidad entre las mujeres de la India rural.

Desafío de política pública 

En varios países en vías de desarrollo, las mujeres frecuentemente abandonan la escuela, se casan y comienzan a tener hijos a temprana edad. En la India, casi la mitad de las mujeres que hoy están en sus veintes se casaron antes de los 18 años. Las niñas tienden a abandonar la escuela antes que los varones y las mujeres tienen una menor probabilidad de trabajar por un salario o fuera del hogar. Estos resultados indican un bajo progreso social y económico de las mujeres y podría tener consecuencias en el bienestar y la pobreza.

La disponibilidad de oportunidades laborales para las mujeres puede influenciar estos resultados. Los padres podrían no invertir tanto en la educación de sus hijas como en la de sus hijos si prevén menos oportunidades laborales para mujeres educadas que para hombres. ¿Cambiarían los padres la manera en cómo invierten en sus hijas y cambiarían las aspiraciones de las mujeres jóvenes si supieran que hay nuevas y mejores oportunidades laborales disponibles? Si la gente sabe que existen trabajos mejor asalariados para las mujeres, ¿puede esto cambiar las decisiones de las mujeres jóvenes respecto a continuar sus estudios y entrar al mercado laboral?

Contexto de la evaluación 

En la última década, la industria de externalización de procesos de negocios (como los centros de llamados) ha crecido rápidamente en la India, creando un gran número de nuevas y bien remuneradas oportunidades de trabajo para gente joven que puede hablar inglés y usar computadoras.

Las mujeres mantienen una parte relativamente grande de los empleos de EPN en la India (cerca de un 45 por ciento), lo cual es alto en comparación con su participación en otras industrias. Los empleadores han manifestado preferir contratar a mujeres para estos trabajos por varios motivos, incluyendo el que la mujer interactúa de una manera más agradable con los clientes y porque creen que las mujeres son más confiables que los hombres. Los trabajos de EPN son también relativamente mejor remunerados. En 2003, los salarios para personas sin experiencia oscilaron entre 5.000 y 10.000 rupias (entre $110 y $220) por mes, dos veces el salario promedio de los trabajadores con niveles similares de educación fuera de esta industria. Sin embargo, debido a que en el momento en que se realizó este estudio la industria era nueva en la India, pocas personas, especialmente fuera de áreas urbanas, conocían sobre estos empleos.

Young women seated looking at papers

Mujeres jóvenes en India rural (Foto por Rose Reis, Photoshare)

Detalles de la intervención 

Del año 2003 al 2006, el afiliado de J-PAL Robert Jensen realizó una evaluación para medir el impacto que tiene tanto el aumentar el conocimiento respecto a estos trabajos como el de darles facilidades a las mujeres calificadas para conseguirlos. Jensen contrató reclutadores para visitar las comunidades donde fuese improbable que la gente supiese de las oportunidades de trabajos en la industria de EPN. En los distritos localizados a una distancia aproximada de entre 50 y 150 kilómetros de Delhi (en los estados de Haryana, Punjab, Rajasthan y Uttar Pradesh), 80 comunidades fueron asignadas al azar al grupo de tratamiento y otras 80 fueron aleatoriamente asignadas al grupo de comparación. Ocho reclutadores del sector EPN, todos con al menos dos años de experiencia, fueron contratados desde Delhi y un reclutador fue asignado al azar para visitar cada comunidad en tratamiento.

La intervención
  • Reclutadores pagados realizaron visitas de medio día, planeadas de antemano, en las comunidades de tratamiento cada año y durante tres años consecutivos.
  • En cada una de estas tres visitas, los reclutadores tuvieron una sesión informativa explicando los tipos de trabajos disponibles en la ciudad, los niveles de compensación, las calificaciones necesarias y detalles sobre cómo postular. Sólo se permitió la asistencia de mujeres.
  • Los reclutadores dejaron su información de contacto y se ofrecieron para proveer gratuitamente asistencia de inserción laboral para toda mujer calificada que proactivamente los contactara.

El estudio encuestó una muestra aleatoria de 3.200 hogares en las comunidades de tratamiento y comparación, antes y después de la intervención. Las encuestas recogieron información sobre características demográficas y socio-económicas de las familias (por ejemplo edad, sexo, peso, estatura y escolaridad), y para los adultos en la familia se incluyeron también preguntas sobre asuntos maritales, de fertilidad, e historial laboral. La información reportada por los padres respecto a la matrícula escolar de sus hijos fue verificada contactando a la escuela de sus hijos. La encuesta también hizo un seguimiento de aquellos individuos que abandonaron el hogar entre las rondas de encuestas, ya sea por trabajo o matrimonio.

Resultados 
Los servicios de reclutamiento ayudaron a encontrar trabajo.

Las mujeres de entre 18 y 24 años en comunidades en tratamiento eran 4,6 puntos porcentuales más probables de obtener un empleo en el área de EPN que sus pares en las comunidades de comparación, y eran 2,4 puntos porcentuales más probables de trabajar por un salario fuera del hogar. Este efecto es significativo: sólo un 28 por ciento de las mujeres dentro de este grupo etario tenía la escolarización suficiente para calificar para estos empleos.

Las niñas tenían más probabilidades de estar inscritas en la escuela.

Las niñas de entre 6 y 17 años al final de la intervención eran 5 puntos porcentuales más probables de matricularse en la escuela en las comunidades en tratamiento que en las de comparación (Figura 3). Estas ganancias cerraron en cerca de un 60 por ciento la brecha de género respecto a la matrícula escolar medida antes de la intervención.

La intervención resultó en un incremento del índice de la masa corporal (IMC) de las niñas en edad escolar, reflejando mejores inversiones en nutrición y/o salud.

Los niños en la muestra de evaluación estaban bastante desnutridos, con un promedio muy bajo de IMC con respecto a normas internacionales. El alza del IMC en las niñas del tratamiento fue substancial, cerrando por entre un 30 y 40 por ciento la diferencia entre el IMC de las niñas en la muestra y el de los residentes más ricos de Delhi. Ningún cambio en estos resultados se observó entre los niños varones en edad escolar pertenecientes a las comunidades en tratamiento.

Algunas mujeres jóvenes invirtieron más en aprender destrezas laborales.

En las comunidades tratadas, un 3,3 por ciento de las mujeres de entre 18 y 24 años se inscribió al final de la intervención en institutos privados de capacitación que enseñaban varias asignaturas, como computación e inglés (en relación con el 0,5 por ciento en las comunidades de comparación).

Las aspiraciones profesionales de las jóvenes cambiaron.

Las mujeres de entre 18 y 24 años de las comunidades tratadas expresaron un mayor deseo de trabajar por un salario a lo largo de sus vidas, inclusive cuando les preguntaban si trabajarían después del matrimonio y de tener hijos. Hubo un aumento significativo de entre 10 y 13 puntos porcentuales en el deseo de trabajar durante tres o cuatro etapas de sus vidas.

Las mujeres jóvenes retrasaron significativamente el matrimonio y la maternidad.

Las mujeres de las comunidades tratadas de entre 15 y 21 años (rango de edad más frecuente para casarse y tener hijos en la India rural) al inicio del estudio, eran entre un 5 y 6 puntos porcentuales menos propensas de casarse o dar a luz durante los 3 años de la intervención (Figura 3). Este es un efecto grande en términos absolutos y en relación al 29 por ciento de las mujeres del grupo de comparación que se mantuvieron solteras durante la intervención. Aunque esta evaluación no pudo comprobar el impacto a largo plazo sobre la fertilidad, las mujeres en las comunidades en tratamiento expresaron el deseo de tener 0,35 menos hijos a lo largo de sus vidas respecto al grupo de comparación.

Lecciones de política pública 
Saber sobre mayores oportunidades laborales para mujeres puede cambiar substancialmente sus aspiraciones profesionales y retrasar el matrimonio y la maternidad.

Mientras varios debates sobre el empoderamiento femenino enfatizan factores sociales y culturales, este estudio demuestra que las oportunidades económicas para las mujeres pueden reducir disparidades de género en relación a la educación y el empleo. Aunque la intervención examinada en este estudio (visitas anuales de reclutadores) no creó nuevos trabajos, nos ayuda a entender el proceso detrás de la toma de decisiones dentro de la familia y el posible impacto de ganancias reales y prolongadas en las oportunidades laborales para las mujeres.

Los padres están dispuestos a invertir más en sus hijas si anticipan mejores oportunidades laborales para éstas en el futuro.

Al menos para algunas niñas, es la baja demanda laboral, más que la pobreza o los altos costos de la educación, lo que las mantiene fuera de la escuela. En este estudio, algunos padres no invierten en sus hijas pues no ven un valor económico en hacerlo. Pero al presentarles evidencia clara sobre oportunidades laborales futuras, los padres mantienen por más tiempo a sus hijas en la escuela y hacen mayores inversiones en su alimentación y/o salud.

De manera similar, una evaluación en Bengala Occidental, India encontró que al tener una mujer como líder del consejo del pueblo aumentó significativamente las aspiraciones de los padres para sus hijas y las aspiraciones de las mismas jóvenes respecto a sí mismas. La presencia de estas líderes femeninas también aumentó la matriculación escolar y la tasa de alfabetización de las niñas, lo cual eliminó la brecha de género en estos resultados. Para más detalles, vea la publicación de J-PAL “Promoviendo el liderazgo femenino”.

Los resultados respecto a educación, matrimonio y fertilidad de las mujeres pueden variar, inclusive en la ausencia de intervenciones políticas.

Es probable que el rápido crecimiento de los trabajos en sectores de servicios, típico de las economías emergentes, continúe generando una mayor demanda por mujeres capacitadas y un correspondiente incremento en la participación laboral femenina.

Lea la publicación política en español.

Jensen, Robert. "Do Labor Market Opportunities Affect Young Women's Work and Family Decisions? Experimental Evidence from India." Quarterly Journal of Economics 127(2012): 753-792.